Premio Oscar Hagerman

En el diseño de la nueva ludoteca para el Instituto de Bóvedas Mexicanas y Tecnologías Regionales (1BOMEX) primero fueron los árboles y luego el edificio. La presencia de los 5 árboles, los baños existentes y la escalera actual resultaron determinantes para ubicar la ludoteca en el sitio. Después de un primer croquis acotando con precisión la posición de los árboles, la topografía y las relaciones visuales a conservar establecieron los 3 círculos que rigen el proyecto: circulo interior, exterior y rampa.


La cubierta y forma final del edificio se genera mediante la revolución de un arco de circunferencia situado en un plano vertical en torno a un eje, dicho barrido crea un sólido 3D en forma de bóveda anular. La bóveda resultante une espacialmente el área interior, los baños y el acceso existentes.


La ludoteca se proyecta como un volumen compacto de dos plantas conectadas visualmente a través de un vacío central y una circulación 360° exterior. La Planta Baja se relaciona con la Planta 1 mediante una rampa perimetral y una escalera volada sobre el acceso principal, permitiendo así un circuito peatonal sin principio ni fin y accesible para personas con capacidades diferentes. El recorrido nos evoca a las fascinantes composiciones del artista holandés Escher e incluso a la célebre cinta de Moebius.